Es un tipo de cáncer que daña la estructura genética del organismo alterando el funcionamiento de algunos órganos vitales como el hígado el corazón y los riñones y comprometiendo tejidos estructurales como los de la sangre.

 

En un principio se manifiesta con debilitamiento total e hinchazón del cuerpo y hinchazón de líquido por problema del hígado y los riñones y finalmente son estos últimos los más afectados, por lo que se aplicará la diálisis permanente por el tiempo que el organismo del paciente pueda resistir.- Pero se afirma que la concepción de un hijo por parte de la mujer puede resolver el problema; pudiendo deducirse entonces, que en gran medida el establecimiento paulatino de los riñones y la suspensión de la hemodiálisis a los 30 días de tratamiento cuando la enfermedad no es muy severa aún, restableciéndose totalmente el paciente en 90 días; luego con un reforzamiento de 30 días más. Al igual que los otros tipos de cáncer, el reforzamiento posterior debe ser cada 6 meses sólo por 30 días por un tiempo de 2 años, con dosis normal del medicamento.

 Tratamiento de el lupus

                 Cuando la enfermedad ingresa a una etapa muy severa con una antigüedad mayor a los 5 años, entonces el tratamiento debe ser muy riguroso durante 30 días, con dosis en concentración alta, con mayor frecuencia en el tiempo y acompañado con una dieta alimenticia muy especial, restituyéndose permanentemente la hemoglobina, con una terapia a base de productos naturales; en este caso el tratamiento es de 180 días, reforzándose por 60 días más, para asegurarse que el tratamiento sea eficaz. También igual que en todos los casos de cáncer, hacer un reforzamiento cada 6 meses por 2 años, sólo por 30 días.