Esta neoplasia generalmente se inicia con una infección de la pleura de los pulmones, por la presencia del bacilo de Koch o simplemente una afección gripal que dejan secuelas; esta infección aguda, con el tiempo se convierte en crónica y luego en degenerativa, seguido de complicaciones de tos, sangrados que se expulsa por la boca, mucho cansancio, palidez y debilitamiento total; cuando estas manifestaciones se presentan es porque los pulmones ya están sufriendo deterioro, presentándose en algunos casos retención de liquido.

Cáncer a los pulmones

Cuando el diagnóstico es positivo y se advierte la presencia de células neoplásicas y el cáncer está en su etapa inicial, la administración del medicamento es en dosis normales ya sea del agua medicinal o de la cápsula foliar; en esta etapa el tratamiento es de 60 días, en este tiempo la enfermedad ya estará controlada, no debe haber lesión alguna en los tejidos de los pulmones, pero se recomienda reforzar el tratamiento por 30 días más. Si ingresa a la etapa Terminal y los pulmones ya están perforados y el paciente se nebuliza, el tratamiento es de 180 días; en este caso la dosis del medicamento se administra con mayor frecuencia en el tiempo, acompañado de una dieta especial en cuanto a sus alimentos, cuidando que la hemoglobina se mantenga en su nivel mediante una terapia también especial o haciendo transfusión si el caso requiere.